Procesos de recuperación

Un proceso de recuperación está indicado para personas que experimentan condiciones físicas agudas, personas que sufren condiciones severas recurrentes que alteran o afectan su vida y personas que han sufrido un trauma físico. También antes y después de una operación.
El proceso de recuperación es una metodología específica dentro del Método Grinberg. Está basado en la suposición de que el cuerpo se sanará de manera óptima si se le dan las condiciones adecuadas.
El proceso de recuperación intenta conseguir las mejores condiciones para la curación natural del cuerpo. La intención del practicante es enseñar al cliente a:
  • Permitir el flujo del miedo
  • Parar las reacciones al dolor
  • Aquietar la mente
  • Enfocar la atención del cuerpo en la zona que más lo necesita
Todas estas lecciones se llevan a cabo de manera enfocada y concentrada para favorecer la intensidad con la que el cuerpo lucha por curarse. Desarrollado de forma paralela a cualquier otro tratamiento médico necesario, este tipo de proceso facilitará una mejor recuperación en un plazo de tiempo más corto.
Una vez el cliente ha superado una etapa crítica, es posible continuar con un proceso de aprendizaje.
Advertisements